ALCOHOL

alcohol

El consumo problemático de alcohol en nuestro país sigue siendo un problema altamente silenciado, baste significar como en los medios de comunicación se dice “el alcohol y las drogas”, como si el alcohol no fuera una droga, o como ha sido imposible elaborar una ley de protección del consumo de alcohol a los menores en toda la Democracia.

En Andalucía el 22,1% de la población bebe todos los fines de semana y el 10.5% todos los días. A nivel nacional el 7% de la población ha tenido una borrachera en el último mes.

El consumo abusivo de bebidas alcohólicas es una causa directa y decisiva de riesgo para la salud, que mantiene relación directa con ciertas enfermedades neoplásicas, cardiovasculares, hepáticas, mentales y neurológicas, así en 2014, en España, el alcohol estuvo directamente relacionado con el 38,7% de los ingresos en urgencias causados por sustancias psicoactivas, el triple que en 1996, además de ser responsable del 6,5% de todas las muertes siendo considerado el tercer factor de riesgo de enfermedad y muerte prematura, solo superado por el tabaco y la hipertensión arterial.

En 2014 se realizaron en España cerca de 30.000 solicitudes de tratamiento por problemas con el alcohol y es que dejar o reducir el consumo de alcohol no es fácil, sin embargo, en Control Clinic, a nuestra experiencia (médico con más de 20 años de trabajo en el tratamiento específico del alcohol) unimos nuestra cualificación en el ámbito de las Adicciones, de las Terapias complementarias (además de la Medicina y Psicología convencional) y nuestras técnicas de motivación.

Dado que el alcohol es la única sustancia que puede llevar a la muerte por su abandono (Delirium Tremens) somos especialmente cuidadosos en el tratamiento de desintoxicación de las personas con problemas por consumo de alcohol, adaptando el tratamiento farmacológico al paciente de manera personalizada, al realizar una valoración previa de las causas que llevan al consumo, de la forma de consumir y de todas aquellas patologías que pueden relacionarse con este (problemas digestivos, neurológicos, depresión, ansiedad …)

Todo ello sin olvidar la importancia de la familia en este proceso, tanto en el apoyo que precisa mientras la persona no es consciente de su problema, como en la colaboración y soporte que presta cuando se inicia el proceso de dejar o reducir el consumo. En todo momento acompañamos a la familia dándole pautas y herramientas específicas para sumar fuerzas en la misma línea de trabajo y optimizar el tratamiento.

¿Deseas compartir la información?

Acceder