TRABAJO

adiccion_trabajo

Trabajar mucho puede parecer positivo desde el punto de vista de la productividad, pero es negativo para la salud y por lo tanto a medio largo plazo también para el rendimiento laboral.

Cuando dedicamos más tiempo al trabajo del necesario, ese tiempo tiene que salir del descanso, la familia, los hobbies o las comidas, y todo ello redundando en un aumento del estrés y un empobrecimiento de la vida social, lo cual sitúa al sujeto en una situación de vulnerabilidad a la hora de padecer otras patologías psiquiátricas.

Los datos hablan de en torno a un 8% de sujetos adictos al trabajo, de los que el 33,2% presentaban Trastorno de Estrés, el 32.7% padecían síntomas de Trastorno por déficit de atención e hiperactividad, el 25% Trastorno Obsesivo y el 9% Depresión.

Las nuevas tecnologías como los portátiles, las tablets y los smartphones con acceso continuado a internet hacen que ya no solo se trabaje en el puesto de trabajo, sino en cualquier lugar (domicilio, restaurantes y cafeterías, trenes…) de tal forma que el tiempo que antes era destinado al ocio, las cuestiones familiares o la vida privada, cada vez se encuentre más mermado en estas personas.

Así, podemos decir que determinadas profesiones, fundamentalmente las liberales (abogados, ingenieros, médicos…) tienen una mayor predisposición a la adicción al trabajo y por consiguiente cuando les llega la jubilación no saben cómo ocupar el tiempo que antes dedicaban al trabajo, generándoles esta nueva situación inadaptación, frustración, depresión y ansiedad.

¿Deseas compartir la información?

Acceder