No hay en Andalucía un centro específico para su tratamiento pero sí se ofrece atención en la red de 173 centros públicos o concertados para todo tipo de adicciones, además de los privados.


Este pasado domingo un joven de 24 años mataba en California a dos de los concursantes en una competición de videojuegos que eran su rivales para la victoria. Posteriormente, se suicidó.
Este suceso evidencia cómo los excesos en un entretenimiento pueden tener consecuencias terribles. Pero sin necesidad de finales tan trágicos, lo cierto es que el abuso de las nuevas tecnologías ha ampliado el mapa de las adicciones. Especialmente entre los más jóvenes.
En torno al 21 por ciento de los estudiantes entre 14 y 18 años ya tiene un uso compulsivo de internet y el 6,4 por ciento realiza apuestas y consume juegos de azar online.
La Organización Mundial de la Salud ha incluido este año la adicción a los videojuegos como enfermedad.
El Plan Andaluz de Drogas y Adicciones vigente hasta 2021 también ha incorporado las conductas adictivas vinculadas a las tecnologías del ocio y la información: móvil, internet y videojuegos. Pero no se puede caer en el riesgo de demonizarlos.
No hay en Andalucía un centro específico para su tratamiento pero sí se ofrece atención en la red de 173 centros públicos o concertados para todo tipo de adicciones, además de los privados.
El pasado año fueron admitidas a tratamiento en Andalucía 21 personas adictas al móvil y 11 a internet, en su mayoría jóvenes.
Y un dato: el 60% de las dependencias sin sustancias entre menores de edad es por su enganche al móvil.
Fuente: http://www.canalsur.es/noticias/el-abuso-de-las-nuevas-tecnologias-nueva-adiccion/1314367.html
Leer más