Alok Kanojia, un psiquiatra de Boston, ha participado en un AMA («ask me anything», «pregúntame lo que quieras» en español) sobre las adicciones a los videojuegos. Uno de los usuarios le preguntó por la diferencia entre este tipo de adicción de otras y Kanojia apuntó que la dependencia de alguna sustancia es distinta de la de un desorden del comportamiento:


«Por ejemplo, a muchos jugadores los juegos les dan un sentido de orgullo, identidad, de logro. Nunca he conocido a un heroinómano que estuviera orgulloso de todo lo que ha hecho relacionado con el consumo de heroína», explicó Kanojia.

No obstante, añadió que ambas son adicciones «porque son comportamientos dañinos que impiden a la gente lograr lo que quieren en la vida. Pero los videojuegos tienen también mucho impacto positivo en la vida de la gente. Tengo amigos que han conocido a sus mujeres en un videojuego y tengo un montón de relaciones magníficas gracias a los videojuegos». El psiquiatra reconoce que él mismo estuvo a punto de dejar la carrera por jugar demasiado. Ahora una de sus especialidades son las adicciones a los videojuegos, que trata con una combinación de terapias psiquiátricas y técnicas orientales como el Ayurveda.

Kanojia también apuntó que los hombres son más propensos a desarrollar adicción a los videojuegos, según un estudio del investigador de los efectos de los medios Douglas Gentile realizado en 2009. La razón, según Kanojia, podría estar en que los chicos aprenden a suprimir sus emociones en los primeros años de vida, «lo que les lleva a desear vivir experiencias que les permitan sentir y canalizar emociones, como los videojuegos. La mayoría de los hombres con los que trabajo tienen problemas para identificar que sienten vergüenza o miedo y normalmente lo consideran ‘frustración’. Saben que se sienten mal y los juegos les ayudan a desestresarse. Nunca llegan a la causa subyacente de por qué se sienten mal, así que los juegan para relajarse. Pero es una solución temporal, porque no procesan esa emoción que está ahí, de forma que acaban jugando más y más y más», dijo Kanojia.

La experiencia personal, apuntó el experto, le ha demostrado que las cajas de botín y sobres de algunos videojuegos no son un factor relevante para la adicción a los videojuegos ya que quienes gastan grandes cantidades de dinero suelen tener una posición económica desahogada y «a la mayoría de las personas que lucha contra esta adicción e está costando empezar una carrera profesional sólida, por lo que no tienen demasiado dinero para micropagos».

Otro usuario planteó la cuestión de por qué algunos jugadores almacenan juegos sin control en Steam: «Puede que estés comprando juegos por el recuerdo de lo que experimentaste mientras jugabas. El cerebro recuerda que con ese juego produjiste mucha dopamina y quiere volver a sentir esa experiencia. Cuando juegas más desarrollas tolerancia a la dopamina que produces por jugar así que te diviertes menos. Como te diviertes menos te parece que ‘no tienes nada a lo que jugar’ pero lo que sucede es que no tienes juegos que te hagan sentir como te sentías antes», explicó el psiquiatra.

Fuente: https://www.elcorreo.com/tecnologia/fs-gamer/lanzamientos/adictos-videojuegos-experimentan-20180830143530-nt.html

Leer más